¿Las golosinas son un placer para el perro?

¿Las golosinas son un placer para el perro?

 

“Cada vez que tu perro te tiende la pata y te mira con aire tierno te derrumbas, no lo resistes. Le ofreces la enésima galletita, un pedazo de queso. Parece tan feliz…

¡¡ Una costumbre peligrosa para su salud ¡¡”

 

Para comprender mejor…

El mercado de las golosinas para perros no para de crecer, pues la demanda es cada día mas intensa. Para muchos propietarios estos pequeños suplementos alimenticios, considerados como una prueba de cariño, son indispensables en la relación con su animal.

Sin embargo, el perro prefiere que se ocupen de el, que le paseen, que jueguen con el … Solicitar una golosina se convierte rápidamente en un ritual en el perro incluso en un reflejo condicionado (acción =recompensa), que no deja lugar para el afecto. 

Las golosinas,  rápidamente engullidas son generalmente grasas y ricas en azúcar: comprometen el equilibrio alimentario del perro y favorecen la aparición de sobrepeso.

 

¿Qué puedes hacer?

 La golosina debe ser dada de forma excepcional y siempre como recompensa de una buena acción que haya llevado a cabo el perro. Sobre todo, nunca debe ser administrada, de una manera sistemática, sino que siempre debe ser ofrecida de una forma inesperada para el animal.

Prohíbele los alimentos azucarados como los trozos de salchichón..

Es preferible darle pedacitos de fruta, comprimidos de levadura o golosinas específicas para perros que no tengan demasiadas calorias.